Deseo de Noah

Deseo de Noah

domingo, 1 de abril de 2012

El deseo de Noah -Capitulo 2: Fascinación-

El deseo de Noah


Capitulo 2: Fascinación



-''Los humanos. Seres fascinantes a la vez que estúpidos. Capaces de dar su vida por un efímero deseo, que muchas veces no se llega a cumplir. Os dejáis llevar demasiado por vuestros sentimientos. Sentimientos que yo carezco. Para nosotros solo sois nuestro combustible, un recipiente de donde sacamos el alimento para vivir. Algún día seréis como vuestras estúpidas sumisas criaturas herbívoras, encerradas en un establo esperando inocentemente su inevitable final. De verdad seríais capaz de dar cuerpo y alma por otra cosa a cambio? Sois tan fascinantes y estúpidos a la vez...''- 

Xaros corría detrás de Noah con algo de prisa. Estaba aturdida, todo había sucedido tan rápido que le costaba asimilar. De verdad podría conseguir lo que mas deseara luchando contra unos seres oscuros? Y exactamente que era ese animal, realmente era un ángel? Había aceptado muy rápido y sus sentimientos habían desbordado, tendrá que ver algo ese supuesto ángel? 

-Ya hemos llegado- Xaros levantó la vista. Estaban delante de un antiguo edificio, sin cristales en ninguna ventana y parecía que se desmoronaba poco a poco. Xaros dudó en entrar o no.-El oscuro esta dentro. Mátalo y obtén su gema del alma y vámonos.- Noah entró dentro de un salto y Xaros lo siguió con inseguridad. 

Todo estaba en calma excepto de una o dos sacudidas de los cimientos del lugar. En los pasillos se acumulaba el polvo y la suciedad de varios años se acumulaban en los pasillos de ese destrozado edificio. Llegó a una habitación sucia y desordenada y algunos cuadros rotos y tirados al suelo. Se encontró a una persona arrodillada en una esquina. De aquella persona emanaba una horrible aura oscura. Xaros le puso la mano en el hombro, preocupada. 

-Te pasa algo? Acaso...- La figura se giró y dejo a la vista su rostro, totalmente demacrado, sin ojos y una boca enorme. Al principio se asemejaba a una chica joven que sus oscuros cabellos tapaban sus ojos, pero tenia garras y su boca era realmente enorme. 

-No necesito a nadie ¡FUERA DE AQUÍ!- La figura oscura se convirtió rápidamente en un grande ser oscuro, semejante aun gusano, que carecía de ojos, pero tenia una boca gigante y cuernos y la aprisionó entre su lengua- Acaso tu no sabes que es vivir en soledad, cierto? Sola toda tu vida apartada de la soledad mientras la oscuridad de tu habitación te domina...- Xaros forcejeaba para que el monstruo la liberara pero no resultaba. Cuando estaba a punto de rendirse su joya brilló con fuerza. Sus ropas cambiaron a un vestido verde con un gorro a conjunto y una larga bufanda azul. Xaros observó sus nuevas ropas. Además, sus gafas habían desaparecido de su rostro, pero aun sin ellas veía a la perfección. Le gustaban los vestidos y además llevaba un pequeño pantaloncito que a simple vista no se ve. la bufanda era realmente larga, rozaba el suelo. Seguía observando el vestido y apenas se dio cuenta que el monstruo se le había acercado demasiado y tuvo que saltar para esquivarlo. 

-Que coj...que narices es este vestido?- Xaros observó a Noah desconcertada- Porque me transformé, Noah?- 
-Para que el poder de tus miedos se manifieste debes convertirte en una maga, esta es la forma que tiene la joya de canalizar tus deseos y convertirlos en realidad. No eres capaz de usar magia fuerte aun pero puedes usar tus armas.- 
-Que armas?- Xaros extendió los brazos y aparecieron dos espadas rodearon sus manos, impregnadas en unas luces blancas y negras cada una. Xaros las empuño y la agitó hacia abajo fuertemente para que desapareciera el brillo. Se abalanzó encima de la bestia con ferocidad y la bestia gimió al entrar en contacto con las filudas armas. Empujó a la muchacha contra la pared y Xaros gritó dolorosamente. 
-Xaros, sal al exterior o aquí dentro tienes las de perder!- gritó Noah mientras corría hacia la puerta. Xaros lo siguió y subió por las escaleras mientras detrás suyo le perseguía la horrible bestia. Cuando llegó al final de ellas intentó abrir la puerta sin éxito. Acabó partiéndola en dos. Salió fuera dos segundos después de que la bestia le diera caza. Una vez fuera tenia mas sitio para moverse.  

El combate se alargó unos minutos. Xaros tenia magulladuras en su ropa y su piel y la bestia algunas hemorragias profundas. Xaros saltó encima de ella y se aferró a los cuernos que tenia aquella bestia y le clavó las espadas en la boca. Le cortó la lengua de cuajo, dejando la boca de aquel ser negro teñida de rojo. Se desplomó en el suelo, haciendo pequeños espasmos. Cada vez se movía menos hasta que su movimiento cesó. Xaros observaba su presa por ojos expectantes. Lo había matado. Ella lo había matado. Siempre había creído que aunque fuera dura de carácter nunca llegaría a hacer daño a nadie, y ahora había matado bestia, pero...era una bestia...su muerte estaba justificada, no? 
Los restos de la criatura danzaron en el viento como si de ceniza negra se tratara. Donde antes yacía el cuerpo del oscuro había una pequeña gema ovalada. Xaros la cogió y la observó detenidamente. Era de un color negro, como la noche mas profunda. Xaros se quedó cautivada por ese negro tan atemorizante y hermoso a la vez. 

-Es una gema del alma.- dijo Noah tumbado encima de un pequeño cojín rosa jugando con la pequeña piedra. Había vuelto a casa rápidamente para tratar las heridas de Xaros, se las ha tenido que vendar ella misma para que sus padres no preguntaran donde y como se lo había echo y ahora estaba estirada encima la cama con la cabeza hundida en la almohada. -Este es el dolor de los oscuros cristalizados. Son realmente útiles.- Noah se acercó a Xaros, pero esta no se inmutó.- Xaros...quieres seguir con esto? Vas a capturar los 999 oscuros que te faltan para que tu deseo se cumpla?-  
Estuvo varios minutos en silencio hasta que Xaros se agitó y se levantó lentamente de la cama. Sus ojos estaban húmedos y sus mejillas de un color rojo cereza. Cristalinas lagrimas recorrían sus pómulos y caían lentamente de su barbilla al edredón de la cama. Se frotó rápidamente los ojos con una mano levantándose ligeramente las gafas para que no se ensucien. Los dientes los tenia fuertemente apretados para evitar gemir de dolor. 
-Yo...realmente quiero que el me ame...- decía entrecortadamente. Tomo aire y se desbordó en lagrimas.-Me da igual si soy herida, yo lo conseguiré, las mataré a todas y mi deseo se cumplirá!- 
-…- Noah se tragó la piedra, se lamió el morro y suspiró.- Los humanos sois tan fascinantes y estúpidos a la vez...- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario